Día de muchos nervios e ilusiones.

El viaje fue muy ameno con nuestros pedazo de monitores.

Cuando llegamos al hotel hicimos el reparto de habitaciones, nuestras primeras actividades, juegos...y aunque cansados pero había que alargar el día hablando y hablando en las habitaciones.