Siempre es difícil decir de nosotros mismos ¿Quiénes somos?, pero es imprescindible irnos acercando a esa realidad para que los objetivos y estructuras que nos marquemos sean realistas y puedan llegar a buen fin.

Sobre la base del estudio de nuestro contexto, llevado a cabo por la propia observación, se pueden empezar a conseguir puntos de acuerdo en cuanto a cuáles son nuestras señas de identidad.

Con ellas queremos definir una serie de principios y valores que la comunidad educativa acepta de forma general como suyos, y marquen la orientación de nuestro trabajo en cuanto a la formación integral del alumno, al proceso de enseñanza-aprendizaje, al proceso de socialización y a los valores que la escuela pretende transmitir e interiorizar en el alumnado.

Distinguiremos dos ámbitos en los que definirnos como centro: según nuestros principios psicopedagógicos y sociológicos:

Principios psicopedagógicos:

  • Nuestro método de enseñanza intentará ser flexible, abierto a las nuevas situaciones que presentan la vida de los alumnos y las circunstancias cambiantes a nivel sociocultural, que obligarán a adecuar a ellas los contenidos, consiguiéndose de este modo una Educación de calidad lo más alta posible.
  • Nos comprometemos en una continua evaluación de los procesos de enseñanza y aprendizaje y de los diversos elementos del centro.
  • El respeto por las diferencias en los ritmos y niveles de aprendizaje nos llevará a tener en cuenta éstos al valorar el trabajo de nuestros alumnos.
  • Estamos dispuestos a la adaptación a nuevas tecnologías que puedan aportar más riqueza al proceso de enseñanza aprendizaje.
  • Potenciaremos en nuestros alumnos la capacidad de comprender y expresarse creativamente en las distintas formas del lenguaje: verbal, escrito, plástico, dinámico, corporal, audiovisual...
  • Creemos que es necesario fomentar en el alumno una actitud curiosa, crítica e investigadora que, mediante la comunicación y el trabajo, se convertirá en la base de su formación y la adquisición de los aprendizajes.
  • Potenciaremos el uso formativo del tiempo libre, hábitos de lectura, la práctica del deporte, la actividad artística, el teatro, etc.
  • Facilitaremos e incentivaremos la participación y colaboración de las familias de los alumnos para contribuir a la mejor consecución de los objetivos educativos.
  • El orden y la disciplina, que son necesarios para la vida y el trabajo escolar, no serán propiciados como mera consecuencia de la coacción; por el contrario, la labor educativa de la escuela se basará en el respeto mutuo, el diálogo, la reflexión, la colaboración y la solidaridad.

Principios sociológicos:

  • El colegio se manifiesta aconfesional y respetuoso con todas las creencias. Se manifiesta libre de cualquier tendencia ideológica o política determinada.
  • Estableceremos y proporcionaremos canales para que los alumnos participen en el funcionamiento diario del centro y así se eduquen en los valores democráticos: colaboración, respeto y tolerancia.
  • Propiciaremos la efectiva igualdad de derechos entre los sexos, el rechazo a todo tipo de discriminación y el respeto a todas las culturas.
  • Seremos partidarios de la apertura de la escuela a las demandas sociales y culturales de la ciudad.
  • Nos implicaremos como escuela en los problemas del medio ambiente, tanto en el trabajo diario como en la colaboración con instituciones y programas que favorezcan la sensibilización en este tema y eduquen el respeto ecológico.
  • Intentaremos que los alumnos, como personas en formación, adquieran una visión positiva y crítica de la vida, procurando ver siempre el lado bueno de las cosas y de las personas.
  • Potenciaremos el conocimiento de las culturas y lenguas de los países de la Unión Europea.